SHARE
SHARE

La cámara Eagle Cam, desarrollada por Peter Clausen Film & TV en colaboración con Red Bull Media House, nos hace olvidar que el ser humano no nació para volar.


Situada sobre el lomo de un águila amaestrada para filmar, graba una película panorámica de 360° desde la perspectiva de la «reina de los cielos». Nos deslizamos por macizos montañosos intransitables. Jugamos a sumergirnos en desfiladeros angostos. Sentimos que llegamos casi sin esfuerzo a cualquier rincón.


Incluso todavía más fascinante que las vistas es la estética de vuelo del águila, increíblemente elegante y eficaz. Nos transmite la sensación de deslizarnos con gracia sobre praderas y bosques hasta ver ante nuestros ojos el próximo objetivo. Dos fuertes aletazos y un suave cambio de dirección nos llevan a la siguiente corriente ascendente y peligrosamente cerca del despeñadero, para después volver a subir a alturas vertiginosas.


Durante meses de duro trabajo desarrollamos y fabricamos un sistema de cámara 4K y cordajes para Bruno y Fritzi, las dos águilas reales. Para ello estudiamos la anatomía de las águilas, la posición de su cabeza, el radio del giro de las alas y las oscilaciones durante el movimiento, con el fin de calcular la posición ideal de la cámara sobre su espalda. Además, los pequeños «cordajes tipo mochila» pueden adaptarse de forma individual a cualquier ave. De este modo no se influye en el ámbito de movimiento del animal, que puede volar libremente.


También las cámaras se adaptaron a su nueva función y se sometieron a una dieta de adelgazamiento radical. Su peso debía ser el mínimo posible. Para ello les quitamos todo aquello que no es totalmente indispensable.


Tras varias pruebas, primero en un prototipo de águila móvil y después en las alas de las águilas reales amaestradas Bruno y Fritzi, construimos un Eagle Cam System en dos variantes, con las que podemos grabar en 16:9 y 360°.


Nuestra primera producción consistió en documentar un par de bellas formaciones montañosas en Las Dolomitas a vista de águila. Para ello, nuestro equipo formado por tres personas, dos águilas y un guía de montaña profesional se desplazó en helicóptero a las cumbres de varias dolomitas, desde donde las águilas levantaban el vuelo. El vuelo de las águilas se monitorizaba en todo momento, y podíamos ver dónde y a qué altura se encontraba cada una de las águilas y las acrobacias que dibujaban en el aire.


Tras cada uno de sus vuelos y aterrizajes correctos se premiaba a las águilas con sus chucherías favoritas, y se las preparaba para su siguiente puesta en escena o se las dejaba descansar.


Volar sobre las impresionantes Dolomitas con las alas de un águila es una sensación realmente imponente, especialmente extraordinaria en el modo de 360°. Por unos instantes uno siente que puede desafiar a la gravedad.

SHARE

Peter Clausen Film »Eagle Cam Dolomiti«

https://www.peterclausen.de/es/our-work/eaglecam-dolomiti/